!!!!

Descubre con nosotros los secretos de Santiago y la Ría de Muros y Noia

GoGalicia

guide

Email: gogalicia@mac.com

2010 GoGalicia. All Rights Reserved

12 cosas que hacer en la ría

1. Visita Ponte Nafonso

Con un encanto especial, Ponte Nafonso está a sólo 5 kilómetros de Noia. Los impresionantes arcos de su puente medieval cruzan el Río Tambre, ya  a punto de desembocar en el mar. Rodeado de abundantes bosques de pinos, sus senderos son ideales para excursionistas y ciclistas que quieran descubrir la montaña. Si te sientes con fuerzas, sube hasta la cima de la montaña que protege el pueblo, desde donde disfrutarás de una vista espectacular de toda la Ría de Muros y Noia. Si no, siempre puedes hacer trampa e ir en coche. También hay un par de bares donde parar a reponer fuerzas al final del día. Muy cerca está el Pazo del Tambre, que funciona como hotel y para celebraciones de bodas y eventos. Situado en un enclave espectacular, no dejes de visitarlo si estás por la zona. Para más información: www.pazodotambre.com

Santiago de Compostela

Ría de Muros y Noia

2. Alójate en una casa rural

Si te vas a quedar unos días por la ría, te recomendamos que disfrutes de una estancia en una casa rural. Son las típicas casas de piedra de Galicia, que han sido restauradas para la actividad turística. Hay al menos una docena, situadas a ambos lados de la ría, y que proporcionan un ambiente rústico pero con todas las comodidades de hoy en día. Son ideales para explorar desde ellas toda la ría.

3. Coge las carreteras de la montaña

La carretera de la costa (la AC-550) es perfecta para recorrerse los casi 150 km de la ría, desde Finisterre hasta Corrubedo. Pero en ocasiones, sobre todo en verano, puede haber mucho tráfico. Te recomendamos que entonces circules por la montaña; es una opción más rápida y te ofrece unas vistas distintas pero no menos bonitas de la costa gallega. Conducir desde Serra de Outes por la montaña, pasando por Pino do Val, hasta Carnota, es un auténtico placer. Con un poco de suerte, podrás ver caballos salvajes; y con seguridad, todo un ejército de enormes aerogeneradores por las montañas que enmarcan la ría. Hay varias señales indicando “Miradores”, en los que podrás aparcar y admirar el esplendor paisajístico de la costa. El mirador que encontrarás descendiendo hacia Carnota es especialmente espectacular por las puestas de sol, ofreciéndote una vista panorámica de una de las playas más bonitas de Europa.

4. Visita la Pesquería del Tambre

Cerca de Noia, entre montañas, te espera un lugar muy especial. Construida en 1924 por el famoso arquitecto gallego Antonio Palacios y situada en un entorno espectacular, está la central hidroeléctrica. Tiene apariencia de iglesia y todavía hoy sigue en actividad. Al lado, un conjunto de cinco casas independientes, con servicio de hotel y con cocina propia. Un espacio tranquilo al lado de un lago, con paseos señalizados y espacio para que los niños corran y jueguen. El sitio ideal para un almuerzo o una cena al aire libre. Para más información y precios visita www.pesqueriadeltambre.com

5. Una tarde en Muros

Si disfrutas con el buen marisco, entonces tienes que visitar este encantador pueblo de pescadores, Muros. Una buena hora para visitarlo es sobre las siete de la tarde (en verano) pues es cuando más actividad hay con la llegada de los barcos pesqueros después de un día faenando en el mar. La venta al por mayor tiene lugar en un almacén hacia el final del muelle, y fuera hay tres o cuatro puestos de venta al público. Si has tenido la suerte de alquilar una propiedad en las proximidades, es el momento perfecto para coger provisiones para una buena barbacoa.

Frente al puerto, en una amplia zona de paseo con soportales, hay una buena colección de restaurantes con el mejor surtido de marisco de la comarca.

Pasear por las calles antiguas del interior del pueblo es una experiencia siempre agradable y llena de sorpresas. Hay un ambiente cálido y relajado, muy vacacional, por todo el pueblo, que organiza festivales y música en directo en los meses de verano. Como es costumbre en Galicia, estos festejos tienen lugar por la noche, hasta altas horas de la madrugada.

6. Las mejores vistas

Los miradores mencionados anteriormente están bien señalizados por toda la zona. Un corto paseo en coche y podemos disfrutar de esas maravillosas vistas de la ría, desde el alto de las montañas. Hay dos de ellos que no debes perderte. El primero está a pocos minutos del Puerto de O Freixo, en el lado norte de la ría. Siguiendo la segunda señal de Mirador, que indica el camino a Monte Tremuzo, a solo 8,1 km. A 525 metros sobre el nivel del mar, es un sitio magnífico donde se pueden ver espectaculares amaneceres sobre la ría. 

Y si lo tuyo son las puestas de sol, entonces es al otro lado del la ría a donde debes ir. Desde el Monte Lois, a sólo 5 kilómetros de Noia podrás disfrutar de auténticas vistas panorámicas de la ría con unos colores impresionantes. No te olvides de la cámara de fotos, ¡la vas a necesitar!

7. Día de feria en Noia

Noia es el puerto más próximo a Santiago. Tiene quizás el mejor mercado de la ría. Los jueves y los domingos son días de feria, hasta las 2 de la tarde. Allí podrás hacerte una buena idea de la vida rural de la comarca. En sus puestos se vende de todo; desde fruta, verduras, quesos caseros y embutidos, hasta licores, ropa o antigüedades. 

Prueba los churros, que son una delicia, con azúcar, o también con chocolate. El pescado se vende en el antiguo edificio del Mercado, que también debes visitar.

Noia es una preciosa villa medieval, con una zona antigua con  mucho encanto y una bonita plaza al lado de la iglesia de San Martiño (construida en 1434), donde puedes parar a descansar del paseo y disfrutar de unas tapas o un café, mientras ves pasar a la gente del pueblo. Noia tiene también su propia vida nocturna, con gente de todas las edades paseando y disfrutando de las terrazas hasta altas horas de la madrugada. También es un buen sitio para salir de copas y a bailar; y en verano hay festivales y conciertos al aire libre. En definitiva, un pequeño pueblecito con mucho que ofrecer.

8. Disfruta de las fiestas locales

Galicia es famosa por tener todo el verano lleno de fiestas locales, si no es en un pueblo es en otro, pero a menudo se escucha el ruido de bombas anunciando que hay fiesta cerca.

Las fiestas locales de Noia y Muros son las más conocidas de la comarca. Pero pueblos más pequeños, como Outes, también celebran el día de su patrón, o festividades más llamativas, como la fiesta de San Cristóbal, donde una procesión de camiones adornados con flores recorren las calles pitando con sus bocinas, para acabar la fiesta con una gran sardiñada. De hecho, los gallegos siempre tendrán un motivo para reunirse, para comer, beber, hacer vida social y disfrutar de la música. Las fiestas son muchas, y durante todo el verano.

A continuación te nombramos algunas de las fiestas más populares; si coincide que estás de visita en estas fechas, no debes perdértelas.

Noia:

25 Abril: Fiesta de San Marcos.

Julio: Fiesta Medieval en Noia, de origen popular y en la que las calles de Noia vuelven a revivir los tiempos medievales de la villa. Sin fecha fija.

24-29 Agosto: Fiestas patronales de Noia.

Porto do Son:

14 Agosto: Fiesta de la Exaltación del Pulpo.

9 Septiembre: Romería de la Virgen de Loreto.

Outes:

29-30 Junio: Fiesta de San Pedro.

24-25 Julio: Fiesta de Santiaguiño.

1 Agosto: Fiesta de San Cristóbal.

Muros:

28-30 Junio: Fiestas Patronales de San Pedro de Muros.

Julio: Gran Premio de Carrilanas de Esteiro. En Julio se celebra la fiesta más popular de la comarca, con arriesgados pilotos de karts hechos por ellos mismos, que bajan a toda pastilla por una pendiente muy empinada. Sin fecha fija.

15-17 Julio: Fiesta de la Virgen del Carmen de Muros.

9. Una excursión hasta Ézaro

Ézaro es un pueblo pintoresco, con su propia playa al lado del río Xallas. Es el único río de Europa que desemboca en el mar en forma de catarata, desde el pantano más grande de la región. En los meses de verano, los responsables abren las compuertas para que millones de litros caigan con la fuerza de un torrente espectacular, y por la noche, iluminado, se convierte en una auténtico espectáculo de la naturaleza. Si coincide que no estás en los día que abren las compuertas, desde arriba, en las proximidades del pantano, las vistas de Monte Pindo y de los pueblos de la zona y sus playas merecen por sí solas una excursión.

A continuación te indicamos los horarios de apertura de las compuertas:

10. Descubre el lado salvaje

El paisaje cambia claramente a medida que la ría se abre hacia el atlántico y las que eran playas tranquilas protegidas en el interior de la ría, ahora son más abiertas y menos concurridas. Al norte destaca como punto de referencia Finisterre. Justamente detrás, están las playas de Rostro y Figueiras, a menudo ocupadas por entusiastas del surf.

En el lado sur de la ría está Corrubedo, una preciosa villa de pescadores. Un lugar muy interesante, con las playas de Espiñeirido y Portiños, y la impresionante Reserva Natural de Corrubedo, todas muy accesibles. Un sitio más concurrido es el faro, donde la gente se junta al atardecer, esperando ver los impresionantes colores de la puesta del sol. Tanto un viaje hacia la zona de Finisterre como uno hacia Corrubedo son altamente recomendados.

11. Una playa para ti solo donde pasar el día

Con más de setenta playas a lo largo de la costa entre Finisterre y Corrubedo, hay arena blanca más que suficiente para todos. Algunas playas son más populares y más concurridas, pero si buscas la privacidad absoluta, sigue por la carretera de la costa, y cuando veas una señal de “Praia”, apártate y síguela. Enseguida verás lo concurrida que está y los servicios de que dispone. Algunas de ellas están completamente vacías, incluso en los meses de verano.

Llévate provisiones y pasa un día entero en tu propia playa privada: ¿no es todo un lujo?

12. Visita el Castro de Baroña

A medida que uno se dirige hacia Corrubedo, las playas se hacen más salvajes y los pueblos más aislados. Al pasar Porto do Son están las ruinas del Castro de Baroña. Es interesante visitarlas; con calzado adecuado, pues sólo se accede a ellas a pie y hay que andar un buen trecho.

Es un asentamiento celta de la Edad del Hierro. Se puede ver desde lejos, pero es curioso pasear entre sus restos. Paseando por el lugar encontrará buenas vistas de la zona sur de la Ría.

La playa Area Longa (un buen sitio para el surf) y la Playa de Queiruga están bien a la vista y tienen fácil acceso, para completar la excursión.

Al parecer, existe un extraño ritual que consiste en apilar piedras redondeadas, lo más alto posible, como señal de respeto por el asentamiento. No se sabe muy bien quién empezó esta peculiar costumbre pero tiene mucho éxito.

Nota: En el aparcamiento que da acceso al asentamiento hay un par de restaurantes donde recuperar fuerzas.

Entre el 21 de Junio y el 21 de Septiembre:

Sábados, por la noche, con iluminación, de 23:00 a 23:30 h.

Domingos: de 12:00 a 14:00 h.

Días especiales:

Abril (viernes, sábado y domingo de Semana Santa), 1 Mayo, 24 Junio, 15 Agosto, 12 Octubre y 1 Noviembre: abren de 12:00 a 14:00 h.

casa de roo gogalicia

AHORA la versión online de la guía impresa disponible aquí

Disfruta de 148 páginas a todo color

Posiblemente las casas de vacaciones más bonitas de Galicia...

PUBLICIDAD